• Humanos de Costa Rica

Vence Tus Miedos


El vencer miedos es una de las cosas que más he hecho en mi vida desde que tengo uso de razón. Quedé sin padres a muy corta edad, ¡así fue como empezaron mis temores!

Primero miedo a tomar buenas decisiones y con 15 años a decidir por mi propia vida sin una guía, pero con temor lo logré.

Me di cuenta que podía hacer muchas cosas y después de los años conocí el deporte a través de una amistad que llegó a ser mi inspiración y parte importante de mi vida. Tenía una calcomanía en el carro que decía 42K What Next? Wow decía yo, esa mujer debe ser increíble y llevaba esa imagen en mi cabeza.


Pasó el tiempo y por esas cosas increíbles de la vida, nos hicimos amigas. Me invitó a una carrera de atletismo, “qué miedo, no sé si podré hacerlo”, todas las inseguridades me confrontaban, pero recordé que había resistido muchos años de vivencias y entonces dije “vamos por esos 5 kilómetros”.

Entrené y logré correr mis primeros 10K (por error), una experiencia agotadora, fuerte y gratificante al pasar esa meta. Volvimos a casa miré de nuevo la calcomanía, ella vio mis ojos iluminados y me dijo: “Gordita tu podrías tener una de esas en tu auto”, “¡imposible, no podría hacer una maratón!”. Me afirmó que si ella lo hizo también yo podría.

Ese día la emoción que sentía y la absurda idea que rondaba mi cabeza, ¡una maratón!, no me dejaban dormir. Las piernas me dolían, casi no podía caminar, me ardían músculos que no sabía que existían, pero imaginaba la medalla y la calcomanía en mi automóvil, entonces dije: “¡YO puedo hacerlo!”

Así empezó mi aventura venciendo mi miedo a correr y después de un duro entrenamiento lo logré, mi primera maratón internacional. ¡Ahora tengo mi calcomanía, muy orgullosa! Cruzar esa meta me hizo sentir invencible, ya nada era imposible para mí, yo podría con esfuerzo y dedicación hacer cualquier cosa.

Entonces vino la idea de un aguatlón. A mis 33 años no sabía nadar, tenía temor, casi fobia, al agua. Nunca había pasado de mojar mis pies en algún río o el mar, pero “debo intentarlo” y así comenzó mi aventura en natación. Empecé, como decía yo, en burbujas 1 hasta que con esfuerzo logré aprender a nadar y hacer mi primera competencia de aguas abiertas, súper orgullosa vencí otro miedo más.

Posteriormente escuché: “pronto podrás hacer un triatlón”. “¡Ah! la bicicleta no es lo mío, me da mucho miedo”, pero ¿adivinen? Me obsequiaron una bicicleta y aquí voy de nuevo rompiendo temores. Pronto cumpliré 35 años y estoy decidida a realizar mi primer triatlón, sé que lo lograré con el mismo esfuerzo y entusiasmo que he logrado vencer mis otros temores.

Siempre he amado las montañas, desde niña me gustaba la naturaleza, la libertad que sientes. Entonces decidí que podía subir cualquier montaña, entre cada entrenamiento mis descansos serían cualquier cerro o cumbre de mi hermosa Costa Rica.

Fue así como empecé una aventura de altura, conociendo algunos de los lugares más lindos de tiquicia, hasta emprender mi aventura a otros países y así fue como soñé escalar otras cumbres y nuevamente vencer mi miedo o lo desconocido.

Nunca pensé hacer lo que he logrado, ni aún en mis mejores sueños pensaría que podría, pero aún en toda adversidad, ¡lo logré!

No importa lo lento que corras, lo poco que nades, lo despacio que camines, siempre tu mirada debe ir hacia adelante, nada es imposible aún con miedos, el vencerlos te lleva más allá de los límites de tu mente.

Experimentas angustia, frustración, cansancio y el deseo de rendirte y permanecer inerte para no arriesgar lo que crees que te hace sentirte protegida. Pero una vez que cruzas los límites de tus miedos, del otro lado solo te espera la satisfacción, la fuerza, lágrimas de felicidad y orgullo.

No importa el tiempo que tomé entrenar, estudiar algo que te guste, emprender algún negocio, conocer otros mundos, idiomas o deportes, solo debes enfrentar tus miedos y creer en ti porque lo podrás lograr.

13 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica