• Humanos de Costa Rica

Una Vida en el Deporte


“¿Es cierto que Usted sabe escribir a máquina?”, me preguntó un buen día del año 1981 el profesor de Educación Física de mi colegio, donde se respiraba Baloncesto las 24 horas del día y donde él mismo era el exitoso entrenador del mejor equipo de Primera División. Le contesté que sí. No tuve que explicarle que algunos años antes, en las vacaciones de quinto a sexto grado, seguí con mi madre el método de mecanografía que ella cursaba en una escuela comercial y que, en efecto, era un consumado mecanógrafo.

"no sabía que se iniciaba para mí una historia que perdura hasta nuestros días"

Me dijo entonces que le ayudara a llenar los recibos mensuales de cobro de los socios del equipo. En ese momento, no sabía que se iniciaba para mí una historia que perdura hasta nuestros días. Empecé llenando recibos, luego ayudé a hacer algunos de los cobros, después me pidió el entrenador que le ayudara como boletero en los partidos de baloncesto de Primera División.


Al terminar el Colegio, pensé que me desvincularía de mis labores, pero no. Ya el entrenador y yo habíamos trabado una buena amistad, donde él se había convertido en algo así como mi segundo papá. Con él reflexioné si debía estudiar Derecho o Tecnología de Alimentos, pues en las dos carreras me habían admitido en la Universidad. Me convenció de que estudiara Derecho, porque ahí sería mi propio jefe. Convenció a los directivos del equipo de que me dieran un bono de mil colones por el trabajo realizado en el año y me ofreció mil colones mensuales por quedarme como asistente administrativo mientras cursaba la universidad. Fue mi primer salario.

"...como esponja, empecé a absorber conocimientos y “mañas” de otros dirigentes mucho mayores que yo..."

El equipo me nombró su representante ante la Federación Costarricense de Baloncesto y, como esponja, empecé a absorber conocimientos y “mañas” de otros dirigentes mucho mayores que yo, con quienes me tocaba argumentar “de tú a tú” en discusiones y votaciones. Empecé a aplicar mis primeros conocimientos de Derecho haciendo apelaciones, reclamos, peticiones, revisando reglamentos y estatutos.

Ya al final de mi carrera en la Universidad, el entrenador pidió que me inscribieran como utilero en la Selección Juvenil que disputaría el campeonato centroamericano en Guatemala y de la que él había sido nombrado entrenador. El propósito: contar con un asesor legal encubierto, y en efecto tuve que hacer la apelación de una injusta expulsión de un jugador en ese torneo.

"En los casi 40 años que han pasado desde ese primer día, mi carrera profesional como abogado ha estado totalmente ligada al deporte"

En los casi 40 años que han pasado desde ese primer día, mi carrera profesional como abogado ha estado totalmente ligada al deporte: federaciones deportivas, Consejo Nacional de Deportes, asesoría a la Asamblea Legislativa para la aprobación de la Ley del Deporte, Comité Olímpico Nacional, Liga de Primera División de Fútbol, comités cantonales, docencia universitaria en Derecho Deportivo, viajes a diversas partes del mundo a cursos, congresos y seminarios. Por eso, cuando mi profesor-entrenador-segundo papá me invitó a su ceremonia de inducción al Salón de la Fama del Deporte de Costa Rica, me sentí profundamente honrado. Hoy sigo ligado al deporte y agradezco profundamente haber tomado esa decisión.





39 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica