• Humanos de Costa Rica

Un Hombre Poco Común


Si me piden que elija a un hombre que ha marcado e inspirado mi vida y la de mis hermanos, ese sería mi papá, sin dudarlo por un segundo.


Nacido en Cartago, de una familia numerosa de 13 hijos, sencilla y trabajadora. A muy corta edad, debido a lo difícil que era para mis abuelos la situación económica y aún más, que todos estudiaran en la escuela, apenas concluyó su segundo grado.


A los 9 años, con la madurez que no era propia de un niño tan pequeño, decide irse a Guanacaste, con el fin de aprender uno de los oficios de sus hermanos, la mecánica y trabajar para llevar dinero a su familia.


Gracias a su determinación y el disfrute que siente en todo lo que emprende, logró demostrar en corto tiempo grandes habilidades y un gran ingenio para superar cualquier reto de la vida.



Una de sus pasiones fue la competencia de autos, cuyos carros mejoraba para algunos de sus clientes y además logró construir su propio automóvil, con las piezas que pudo recolectar. No vayan a pensar que era algo así como un Ferrari, pero para él y para nosotros era más valioso y hermoso que eso.

"A los años logró independizarse al tener su propio taller mecánico y con ello vio realizado su sueño de que estudiáramos, tuviéramos una casa digna, un carro y que nunca nos faltara nada."

A sus 21 años sin tener traje ni zapatos para casarse, pues se los prestaron sus hermanos, mucho menos una casa, muebles o dinero, logra cumplir otro de sus sueños… el iniciar nuestra familia, la cual pudo sacar adelante con los pocos recursos que él y mi mamá tenían. A los años logró independizarse al tener su propio taller mecánico y con ello vio realizado su sueño de que estudiáramos, tuviéramos una casa digna, un carro y que nunca nos faltara nada.

"...en mi vocabulario no existen palabras como obstáculo, no puedo, soy incapaz, imposible u otras que puedan limitar mi actuar"

Mi hermano menor suele contarme cómo papi sigue siendo fuente de inspiración y guía, para superar sus retos y dar lo mejor de sí. Él y mi mamá han calado tan profundo en mis valores y en mi determinación, que en mi vocabulario no existen palabras como obstáculo, no puedo, soy incapaz, imposible u otras que puedan limitar mi actuar.


Rescato el gran valor de algunas de sus enseñanzas:

  • Cuando no tenga una herramienta, hágala (historia de mi hermano cuando a sus 5 años, le cuestionó por qué estaba construyendo una pieza si podía comprarla, lo cual no era así).

  • El hombre además de ser hombre, no importa si tiene estudios o no, lo primero que tiene que aprender es a usar sus manos (con ellas y su ingenio, inventaba y construía herramientas y sistemas para reparar carros cuyos repuestos no se conseguían o eran poco accesibles).

Papi nunca terminó su escuela, mucho menos fue a la universidad o recibió algún curso técnico, a pesar de ello fue un gran maestro para muchos profesionales que admiraron su ingenio y trabajo, imagínense lo que sigue siendo para nosotros.


Sus retos desde muy corta edad, la falta de recursos, estudios y otras limitantes, que muchos ponemos como excusa para no realizar nuestros sueños, nunca fueron un impedimento para que este ser excepcional no lograra los suyos.


Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica