• Humanos de Costa Rica

Un Aprendizaje con Mayoría de Edad


Hoy, después de tantos años de dar alma, vida y corazón para la empresa a la que he laborado, en el local de un centro comercial, el COVID-19 dio su jaque mate.


De vendedor a cajero y de cajero a administrador. De administrador a no olvidar de donde vine . Transcurrieron así 18 años.

Hoy se cierra una etapa de mi vida. Un ciclo ha llegado a su fin. Toda una vida de recibir mercadería para dar lo mejor de nuestro perfil a un público que hice fiel se ha transformado en horas de "deshollamiento" al sacar y sacar mercadería porque hay que entregar un local.


Un local con el que siempre asumí la actitud conciente de que fuera un santuario de buena energía y al que siempre encomendé a DIOS TODOPODEROSO. Con actitud diaria de querer ser mejor que el Ricardo de ayer, y qué podia hacer yo por mi personal para sembrarles esa semilla en el acto de vender y vender su personalidad para que el cliente nos volviera a buscar.

Un local que ha sido y fue mi segunda casa. Una segunda casa que no soportó los embates de los tiempos y que en cuidados intensivos ha fallecido.


Pero no su ser. Ese ser que sé soy yo, con prudente modestia. Porque el ego no sirve de nada y también esto lo aprendió. Ese ser al que confiaron su legado los que me recibieron y que se desdobló para mantenerlo siempre y tuviese un puesto líder en la empresa. Porque a ese ser le gusta el perfeccionismo pero sabe que es tan sólo humano y perfectible. ¡Bromista también, jocoso y aprovechador de ver bien a los clientes para dibujarlos en caricatura en ratos de ocio!

Puedo decir empero que nunca hice de este chinámo o pecera ( paños de vidrio por los cuatro costados) una zona de confort. Aunque vivo cerca del trabajo esto no implica ni merece dicha tilde. La zona de confort es estar achantado a sus anchas y sin hacer nada. Este no fue mi caso y creo que miles de personas que me conocieron dirán que yo siempre me he concentrado en dar excelencia y hacer las cosas del mejor modo e instar a otros a que lo hicieran.

Hoy un capítulo de mi vida ha llegado a su epílogo.


Memorias que se me vienen a la mente y merecen escribirse en no se cuantos tomos, para recordar, para reír, para llorar y para recordarme cuanto he madurado, para recordarme que vivir es hermoso.

Y hoy se inicia la escritura de uno nuevo y vital, si todo sale bien en la misma empresa y reubicado, y aunque inseguro todavía , vislumbrando fe en lo que deseo hacer de ahora en adelante.

Este servidor cree en los cambios y se ADAPTA a las circunstancias porque creo que todo cambio es bueno, y que ser positivo y crecer mentalmente en este controversial pero bello mundo es lo que cuenta, sin perder mi paz .

Vamos arrancando en esta nueva aventura . Gracias a todos aquellos que han creído en mi y que me han apoyado, y gracias también a los que me han criticado y devorado. Somos profesores y alumnos y de todos aprendemos. ¡Gracias a ustedes también por acompañarme en este nuevo andar!


De las fotos: hoy antes y despues del inicio del desmantelamiento, mi arte y yo hace año y medio con la actitud que debo tener siempre: ¡estar feliz de quien soy y de lo que hago!


6 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica