• Humanos de Costa Rica

Soñar y Ser


Soñar y Ser. Como era costumbre, la tenía alzada como una garrapatica mientras le hacía cosquillas que le adornaba con besos bajo la barbilla. “¡Mi bebé!”, le dije a mi sobrinita de unos 3 añitos. “Yo no soy tu bebé, soy la bebé de mama”, la escuché decirme. Tragué duro y le contesté: “Tenés razón miamor, sos la bebé de mama, y ¿yo que soy?”


“Yo soy tu hija,” replicó. La abracé duro para que no viera mis lágrimas y no pensara que había algo mal en lo que había dicho. Al oír la respuesta, mi hermana -mamá soltera- salió del cuarto y me volvió a ver con los ojos empapados. No tuvimos que decir más nada.


Siempre soñé con ser papá. Me tocó ser Baba, como me dice la purruja. Ese es el único título que vale la pena y en definitiva el más importante que me han dado en la vida.

Entrando a la U, no tenía idea de qué estudiar. Todo me gustaba y nada me gustaba lo suficiente. Pasé por comunicación, arquitectura y luego terminé en economía y administración de negocios. Por terminar la carrera y no era lo que quería.

Escuché a un economista, Jeffrey Sachs -al que culpo de agradecimiento- hablar de ciudades y su importancia para el desarrollo sostenible. Apliqué a una maestría y me encontré con una carrera que me gustaba toda, porque me daba lo suficiente de todo. Siempre quise aplicar mi carrera en mi país y aterrorizado me devolví después de 10 años a buscarle sentido a lo que me había impulsado en un inicio: mi ciudad. Nació este esfuerzo -hoy conocido como Rutas Naturbanas.

Siempre soñé con encontrar mi vocación, mi pasión. Me tocó fundar Rutas con, más que amistades y colegas, esta familia en propósito. El título no importa, importa que juntos vimos a nuestras hijas inaugurar el primer tramo de Rutas Naturbanas.

Me tocó aventurarme en la arena política, proponer nuevos proyectos que quería para mi ciudad y las personas. Conocí gente de todos los rincones de esta ciudad, algunos que nunca había conocido. Me tocó aprender a una velocidad enorme, en todo: de la gente, de barrios, de comunicación, de intereses, de cosas feas, de cosas lindas.

Siempre soñé con impulsar una mejor ciudad. No me tocó ser alcalde de San José para hacer más por ella. Sigo impulsando proyectos y políticas para mejorarla: eso es es lo que importa.


Al final, somos un conjunto de sueños. A veces se cumplen en formas esperadas, a veces inesperadas. Pero lo importante siempre, soñar e intentar.


Sigo pensando que el único título importante en mi vida es ser Baba.


21 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica