• Humanos de Costa Rica

Si Yo Estoy en Paz, el Mundo Está en Paz


Los humanos tendemos a creer que somos una isla, que las cosas que nos pasan, solo nos pasan a nosotros o que solo nosotros nos sentimos de la forma en la que nos sentimos, pero es todo lo contrario.


Si hace 10 años hubiera podido ver la forma en la que camino hoy o cómo veo el mundo, no lo hubiera podido creer. Pensar que todo empezó con 5 sencillos minutos de meditación. Este hábito lo aprendí aprendí de mi abuela, que fue siempre mi heroína, quien me enseñó entre chineos y risas para que, yo, sin tener una idea del tesoro que me estaba entregando, tuviera una herramienta para lograr encontrar equilibrio al crecer en un mundo como este.

Hoy puedo decir que la meditación y la Estimulación Neural han salvado mi vida. Entre el desorden de una adolescente desorientada en fiestas, estudiante universitaria con desórdenes alimenticios, depresiones, trastorno obsesivo-compulsivo y todas las dudas y ansiedades existenciales por las que todos pasamos cuando estamos buscando y creando nuestro camino en la vida, ha sido una Luz en buenos y malos momentos, para mantener y/o recobrar la esperanza.

La meditación no es algo lejano, ni complicado, chancleta, oriental, o lo que se nos ocurra decirle. Al contrario, es sencillo y al alcance de todos: 3 respiraciones inhalando por la nariz y exhalando por la boca, cerrar los ojos por 5 minutos y volver a abrir los ojos y hacer de nuevo 3 respiraciones.

Creo que de lo más grave a lo que nos enfrentamos son nuestras propias inseguridades, nuestra autocrítica. Olvidamos que nosotros mismos, somos la única persona con la que vamos a estar toda la vida. No nos tomamos el tiempo para conocernos y hablarnos con la verdad. ¿Qué nos gusta y qué no? ¿Qué nos hace felices y que no? ¿Qué quiero probar y qué no?

No por lo que diga la sociedad que tengo que querer o ser, sino que siento y soy, si veo hacia adentro. Se nos pasa la vida pensando en lo negativo y eso nos deja sin un rumbo, sin darnos cuenta de que el mundo en el que nos movemos, en realidad es un espejo de nosotros mismos y nosotros tenemos la posibilidad de darle la forma que querramos.

Darse 5 minutos de paz mental, es romper con esa cadena que no nos deja ser felices y estar cómodos con nosotros mismos, son 5 minutos de amor propio que tomo porque quiero sentirme bien. Y ese simple acto de cariño hacia uno mismo, es el inicio de un cambio de vida y de perspectiva. Será más fácil ver el bien y lo positivo, cambiar el chip y proyectar eso en todos nuestro al rededor. A quien se haya tomado el rato para leer esta historia, le invito a regalarse un ratito para sí mismo o misma y compartirlo. ¡Vale la pena! ¡Gracias!


"Si hay que ser jóvenes para seguir soñando, seamos jóvenes para siempre.."



5 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica