• Humanos de Costa Rica

No Sabe, no Aprende, no Sirve... Ella es un Genio Artístico


“Todos somos genios pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil” - Albert Einstein

Experimenté algo que me hizo ver la realidad de muchos niños, por esto quise entrar a la disciplina positiva. Ni 6 años de U se comparan a lo que aprendí en 9 días con la niña de esta historia.

Para la U debía enseñar a un niño a leer y escribir. Me asignaron a una niña de 7 años que llamaremos “Karolina”. Karo no había aprendido ni las vocales, y para todos “era vaga” “era negativa” y solo le gustaba pintar. Esta niña quería ayudar a los demás y solía inventar cuentos cada vez que podía.

Las actividades donde debía moverse eran sus favoritas pero no siempre estaban en el plan. Por esto algunas cosas no salían como yo esperaba, así que hablé con ella sobre la importancia de trabajar juntas para lograr el objetivo. Ella me preguntó ”¿por qué me elegiste a mí y no a otra? Soy lenta, no trabajo, no sé leer, no sé escribir”, esa pegunta me hizo despertar. Lo que pasaba con Karo es que tenía tanta desconfianza en sí misma, por comentarios de otros, que no quería aprender, sentía que por más que lo intentara seguiría siendo así.

Supe que tenía que hacer algo, tratar su autoestima con urgencia y si perdía mi nota, no importaba.


La siguiente clase fue sobre ella, para conocerla y mostrarle sus cualidades, ¿cuáles?, Karo era una genia artística, las historias le brotaban naturalmente, creaba canciones como solo un artista puede, era increíble ver esto y saber que para el mundo Karo era una niña que “no sabía, no aprendía, no servía”.

Una de las actividades era sobre la persona en el espejo, ella mencionaba que era hermosa, importante y tenía mucho amor para dar, pero cuando se le preguntó si le agradaba a los demás por cómo era respondió que no porque “es fea” “es lenta” “no sabe leer ni escribir” “no hace nada” y otras expresiones escuchadas por parte de su familia, sus compañeros y su maestra.

Siempre la encontraba aburrida en el aula, pero al salir su emoción aparecía como magia. Decía sentirse feliz al verme y trabajamos la lectoescritura con momentos para generar confianza en sí misma. Hacíamos cosas nuevas y divertidas para ella, por esto logró aprender las vocales y también logró hacerme ver la realidad de muchos niños.

Karo decía que no encajaba con los demás, sufría bullying y los adultos a su alrededor no le prestaban atención. Incluso ellos me demostraron que era cierto, diciéndome que tenía mente de niña preescolar y no debía estar en primero, esta niña me dijo que le decían que golpeara a sus compañeros pero que ella sabía que la violencia no le llevaba a nada.

Karolina me enseñó que antes de todo, necesitas estar bien emocionalmente. Me enseñó que muchos peques no encajan en nuestro sistema educativo y se están “desechando” por no hacerlo, que estamos perdiendo genios increíbles por que no son buenos en números o letras. Ellos necesitan movimiento y diversión pero ambas cosas se han perdido, la rutina y la monotonía es lo que encontramos hoy, quitándole la diversión a la educación.


Karo me mostró que tenía que trabajar por estos niños y así decidí levantar mi voz con la disciplina positiva para que esta historia deje de repetirse. Los niños no necesitan ver sus fallas, necesitan ser escuchados, apoyados y que les ayudes a descubrir lo que valen y que siempre merecen ser amados.


12 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica