• Humanos de Costa Rica

¿Nacimos para Correr?


Nací hace 5 décadas atrás en una zona costera del Pacífico Central de este país. Crecí como todos los guilas de la generación X sin celular, sin tablet, sin cable, pero si con un gran campo de juegos en la playa y los lotes baldíos llenos de grandes árboles de almendros apenas perfectos para las grandes reuniones de todos los contemporáneos de mi época. Jugábamos escondido y demás juegos de estrategia grupal, pero cuyo elemento básico era poder correr y había que hacerlo rápido, sigilosamente y con la habilidad de poder esquivar para no ser atrapado.

Con el tiempo y las obligaciones del colegio y la Universidad uno va dejando de correr tan frecuentemente como lo hacía de niño, pero algunos hemos tenido la suerte que encontrábamos algún deporte que implicaba correr, en mi caso basketball. Integré el equipo del colegio y universidad y además nadaba y practicaba surf y ocasionalmente, ciclismo.

Corrí mi primer carrera formalmente en la segunda edición de Sol y Arena, descalzo (es mucho más cómodo correr sin zapatos en la arena), logré cruzar en unos 45 minutos y con la alegría de correr por la playa de mi querido Puerto. Poder cruzar la meta fue la semilla que quedó en mí para buscar tiempo después más carreras.

Después de hacer mucho tiempo ciclismo de montaña y carretera retomé el hábito de correr. Como todos los que vemos en las competencias la excusa perfecta para reunirnos y compartir un rato corriendo, 10K, 21K eran las distancias en calle en la que participaba.

¿Pero y el trail? Preguntarán, bueno en el 2013 se anuncia una carrera en el Cerro de la Muerte de varias distancias, las Ecogreen o TNF series, organizada por mis amigos Federico Escalante y su esposa Ligia Madrigal, y 21K fue la distancia escogida una ruta de ida y vuelta de Savegree a 1,200 metros a las Antenas a 3,200 metros por un sendero mayormente de bosque nuboso espectacular. Como todo principiante del trail terminé con un dolor de cabeza y piernas por el violento cambio de altura tanto de subida como bajada.

A través del tiempo ya con entrenador guiando las cargas de entrenamiento y mucha disciplina se trabajó en mejorar resistencia y demás habilidades que se necesitan para largas distancias, ya sabía yo lo que sentía hacer en mountain bike carreras de 160 kms.

En el 2017 nos inscribimos en los 55k en Rincón de la Vieja en una versión punto a punto, logramos un 7to lugar en mi categoría, pero terminar fue el principal logro, conocí algunos nuevos amigos (vamos que siempre en las carreras sobre todo las de trail, da la oportunidad de hacerse de nuevas amistades a lo largo de los kilómetros y horas).

Luego corrí la Maratón de Chicago en el 2018, el Vulcano Race de 39 kilómetros en 2019 y muchas otras. Lo básico es poder correr pero también disfrutarlo (si , aún con dolor de piernas al final) y poder compartir ese instinto tan básico de poder moverse por tus propias piernas de un punto a otro sin más restricción que tu propia convicción de querer lograr un objetivo, una meta.

¿Qué viene para este loco 2020 que nos tiene con incertidumbre en todos los aspectos? Ya tuvimos la oportunidad en Cerro de la Muerte con 25 kilómetros a inicios de año, si se llega será 50 kilómetros en Rincón de la Vieja. Por lo pronto, como dice un muy buen amigo, “entrena no para correr bien por un tiempo, entrena para poder correr bien el resto de tu vida”


9 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica