• Humanos de Costa Rica

¡Mucha Magia!


Don Luis nos corta el zacate y hace el jardín desde hace mucho tiempo, dos de sus hijos siempre se fajan a trabajar con él, Marvin de 23 años y Jimmy de 19.

Un día vino con dos más, Rolando de 20 y Manuel de 26. Trabajaron todos, como siempre, bajo el sol, sin quejarse, animados, sonrientes, muy educados y orgullosos de lo que hacen.

Cuando terminaron los encaminé a la parada, Marvin al montarse al carro dijo "me siento como el Presidente", "¿por qué?" le pregunté, "porque usted nos lleva en este carrazo tan lindo", me respondió con una gran sonrisa mientras el viento daba en su cara que llevaba como un chiquillo afuera por la ventana. No tengo un carrazo, o al menos eso pensaba.

"me siento como el Presidente"

Don Luis se fue a trabajar a San Carlos, ahora Marvin y Jimmy vienen solos a chinear nuestro jardín. Viven juntos en San Felipe de Alajuelita, les toma dos horas llegar a mi casa. Rolando y Manolo viven cerca en otro apartamento y ahora tienen otros trabajos.

En el 2017 toda la familia vivía en una casita en Calle Blancos que además servía de bodega para don Luis almacenar su equipo: dos “motoguadañas” y una sierra. Un trágico día la casa se incendió, el combustible de las máquinas alimentó el fuego y perdieron todo.

“Tenemos un ángel”

“¿Cómo hicieron al quedarse sin nada?” “Tenemos un ángel” dicen los dos al unísono, “un señor que siempre nos ha ayudado, nos da trabajo y que también nos prestaba equipo nos pagó el alquiler en Alajuelita y nos ayudó mientras comprábamos nuestras cositas.” Conozco a ese ángel, una vez los fui a dejar a su casa, cercana a la mía, para dejar el equipo que me comentaron él les prestaba sin cobrarles nada. Hoy me enteré que ya se los regaló.


Lo contacté para contarle sobre esta historia, "Marvin y Jimmy son muy trabajadores, me alegro que usted quiera recomendarlos, en realidad ellos se merecen que los ayudemos"

“Queremos ahorrar en la vida, pulsearla y ser alguien...”

“¿Qué quieren hacer en el futuro?”, “ahhhh, nosotros tenemos talento, amamos los que hacemos, ¡queremos tener nuestra empresita! Contratar gente, comprar equipito y hacer muchos jardines, que nos contraten en muchos condominios” “Queremos ahorrar en la vida, pulsearla y ser alguien...”

“¿Le puedo pedir un favor?” preguntó Jimmy, “es que nos quedamos sin gasolina para la cortadora, a ver si nos puede ir a comprar 2 mil colones”, “claro” le respondo (en mis adentros realizando que interrumpe el trabajo estoy haciendo) y sin pensarlo mucho, ni verla yo venir, agregó “si puede pasar a la pulpe y comprarnos un pancito, natilla, Picaronas y una cocacolita se lo agradezco, es para desayunar... me lo rebaja ahora” Cualquier amago de molestia se esfumó, lo reemplazó un sentimiento de inocencia ante lo casual de la solicitud y una bocanada de agradecimiento por todo lo que Dios nos da y pocas veces agradecemos.

Marvin y Jimmy mejenguean fútbol 5 en su barrio, ambos dicen ser el mejor, “¡mucha magia!” dice Marvin golpeándose el pecho repetidas veces, Jimmy instantáneamente hace una mueca en su cara de total desaprobación mientras su cabeza se mueve de un lado al otro diciendo ¡no!

"...cualquier trabajito lo agradecemos..."

“Los tiempos son duros, primero fue el verano, el zacate no crece y ahora con el COVID la gente tiene miedo, cualquier trabajito lo agradecemos, aunque sea sábado o domingo, no importa, lo necesitamos”

Estos muchachos reflejan tanto... el reto que vivimos y la tenacidad para enfrentarlo. Representan honestidad, esfuerzo y trabajo. Personifican el deseo de seguir adelante, con optimismo y buena actitud, sin importar que tan grande sean los obstáculos que tengamos enfrente. Para mí, sobre todo, realmente son ¡Mucha Magia!


38 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica