• Humanos de Costa Rica

Los Milagros Existen


Hace un par de años atrás entre mi desesperación por el peso que hacia mi figura una sombra de la que un día fui, el dolor que me llenaba el pecho en ese instante y mi baja autoestima, entre muchos síntomas que hacían ver que algo no estaba bien. El agotamiento constante, la dura alimentación de muchos alimentos sanos versus un peso que se negaba a irse.


Empezaron los exámenes un octubre y terminaron un abril, con la noticia de que algo estaba positivo, poco sano y que la lucha iba a ser constante. Una alteración interna de mi organismo estaba haciendo estragos, era necesario el medico, el tratamiento y la curación. Aun recuerdo con desesperación ese instante, estaba inundada de muchos cuerpos extraños que eran mas fuerte que mi organismo y que entre sus raíces no traían diagnósticos saludables.


Iniciamos el tratamiento y entre vómitos, desmayos y todos los síntomas que traen ese tipo de tratamientos, seguí caminando siempre positiva y de la mano de Dios.


Todos los meses una cita, mas medicamentos, más padecimientos, más larga la espera de sanar, entre cita y cita un kilo menos o un kilo más. Muchos criticaron que gorda que esta , mas no sabían la razón de fondo.

Los médicos eran claros no habían posibilidades de tener hijos, había una muerte ovárica dentro de mi que no permitía un metabolismo acelerado menos una ovulación, muchos médicos me decían es hora de retirar mejor ese útero junto con los demás órganos que conforman la reproducción humana. Yo me negaba aun a tomar esa decisión, con la esperanza viva que algún día sanaría y podría albergar vida.


Sin embargo durante el paso de los meses, mi esperanza disminuía y debo decirlo deje de creer un poco, ya considera la opción de operarme y a su vez eliminaba día a día de mi mente la posibilidad de ser madre algún día. Puña debo decirlo, que DURO es.


De pronto empiezas a auto-animarte diciéndote a ti misma, bueno existirán mil cosas en las que podrás ser productiva y de gran ayuda, existen muchos centros que necesitaran de una mano que les ayude y así ocuparas tu mente y calmaras esa ansiedad que provoca saber que NO SERAS PRODUCTIVA COMO MUJER, pues así lo demarca la sociedad cuando una mujer no puede tener hijos.

A pesar de tener que aceptar esa realidad, siempre mantuve mi humor, nunca me negué a hablar abiertamente del tema e inclusive di consejo a muchas mujeres, incluso a aquellas cuya apariencia física era mas importante que el hecho de dar vida teniendo las posibilidades o inclusive ya cargando vida en sus vientres.


Yo no lloraba, al contrario siempre sonreía y me mantenía firme, pero la verdad estaba tan triste y dolida, uno de mis sueños era imposible. Como siempre muy directa, jueza, critica y decidida como los que me conocen realmente saben que soy, me juzgue, me tache, me obligue e incluso me prohibí a mi misma pensar en utilizar medios médicos para provocar aquello, que ciertamente la vida me lo había negado y que solo Dios sabia el por que no lo tenia para mi.


Siguió transcurriendo el tiempo, nuevas biopsias salían positivas, mas medicamentos, mas procesos y el pendiente de una operación definitiva que culminaría ese doloroso proceso, pero que iniciaría uno nuevo: el sentirse hueca y CERO PRODUCTIVA de forma permanente y sin vuelta atrás, ya de por vida (aclaro esta era mi forma de pensar).


Durante este año no se cuantas veces escuche, opérate y así todo se curara., incluso para no hacer esto tan largo recuerdo como el sábado antes de la semana santa del 2015, mi tío quien es médico, me decía opérate ya y te quitas todo, así solucionas y dejas de poner en riesgo tu vida.

Recuerdo perfectamente cuando le conteste a los 35 años dejo que me operen y me quito todo. Aun cabía en mi mente y corazón una esperanza o un milagro que pedía al cielo todas las noches, era para mi un difícil momento en decidir quitar de mi cuerpo toda la parte reproductiva interna y creadora de vida.


Un día en medio de mi trajín diario de vida, algo no daba buenos síntomas o al menos síntomas que eran ajenos a mi diario sentir, empezaron más exámenes, resultando DAR UN DIAGNOSTICO POSITIVO, pero en esta ocasión seria de ALEGRIA. QUIEN DIRIA QUE YA EN MI VIENTRE SE ALBERGABA UNA VIDA.


Inició el proceso de comunicar al Dr. quién me veía cada mes y quien de forma muy amorosa en sus consultas me decía de forma realista que no podría ser madre. Un recuerdo su tono de voz cuando escucho mi llanto y yo le decía Dr. estoy embarazada, me salió la prueba positiva. Su respuesta fue, Karol no me vacile, eso es imposible.


Mi familia igual de sorprendidos me dieron la misma respuesta, no nos vacile con eso. No era broma, aunque hacerlas es parte de mi forma de ser, sin embargo entre mi asombro, el susto, el no sé ni como describirlo, no cabía una broma.


Iniciaron los chequeos prenatales para ver cuánto tenia, cómo estaba, que pasaría con mis tratamientos, que tan sano era el entorno en el que se desarrollaba ese bebé, que podía pasar, que tan en riesgo estaba o no estaba. A partir de ese día, cada noche una plegaria nueva al cielo de agradecimiento y otra solicitando la protección para que mi bebé fuera creciendo sano y completo.

Hoy a mis casi 39 años y con un hijo de 4 años y 7 meses, les puedo decir que los MILAGROS existen, pero que definitivamente son en el tiempo de Dios. Que las oraciones en voz baja y al pie de la cama son escuchadas y que nunca podré terminar de agradecer.


Hoy les doy mi testimonio de vida de forma abierta, porque tal vez así motive a mas mujeres a confiar en Dios o bien a aceptar su voluntad. En mi caso estoy segura que él me bendijo no por que sea un excelente ser humano, si no por que tiene una misión para mi vida y una prueba como madre que debo cumplir. Debo decir que es un agradecimiento a Dios por que definitivamente se que el fue quien lo permitió.

6 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica