• Humanos de Costa Rica

La Uva de Colores


La Uva de Colores es de mis pasatiempos favoritos, es una página en la que comparto cuentos, audio cuentos infantiles y otras publicaciones relacionadas.


Desde siempre he sido una enamorada de los niños, la naturaleza y desde hace 11 años cuando nació mi hijo y conocí la crianza respetuosa me enamoré de él y de ese estilo de criar.  


Por cosas de la vida y con la llegada de mi hija hace 2 años, descubrí que amo crear cuentos y en ellos inevitablemente va mi sello.


Disfruto mucho al crearlos porque imagino sus caritas, pienso que están en los brazos de sus cuidadores o siendo acompañados por ellos y aprendiendo conmigo. En resumen, imagino niños siendo amados y con su imaginación a todo dar, dibujando en sus cabecitas su propia versión de mi cuento, sabiendo que muchos son adultos que no han perdido a su niño interior.

Les dejo una de mis historias: Los Rayos del Señor Sol


El señor Sol era feliz de ver a todos salir de casa a darle los buenos días y a cambio les regalaba vitamina D y con esa super vitamina D, los niños, jóvenes y adultos tenían fuertes sus huesitos, activaban sus defensas y tenían un sistema inmunológico fuerte contra las infecciones, además de llenarlos de felicidad.

Pero un día todos se quedaron en casa y el señor Sol se sorprendió, al segundo día todos de nuevo en casa y el señor Sol se sorprendió más. Así pasaron días, semanas, meses y el señor Sol se sintió triste porque ya no tenía con quien compartir sus superpoderes y su super Vitamina D.

Cuando se asomaba por las ventanas de las casas veía a los niños pálidos y un poco débiles, también aburridos y tristes algunas veces, sin hacer actividad física y estaba muy preocupado. El señor Sol extrañaba a sus amigos, tenía miedo de que sin su súper vitamina D se quedaran con poquititas defensas y se enfermaran. Entonces se compró un megáfono y les gritaba a todos:


¡Salgan! ¡Salgan de sus casas! ¡Aunque sean 15 minutos, pero salgan!


Pero nadie lo escuchaba y el señor Sol estaba más triste y preocupado y pensaba: "Se van a enfermar sin mi super vitamina D".


Sumamente preocupado se compró un parlante gigante y volvió a gritar con más fuerza:


¡Salgan, ya es mucho tiempo! ¡Salgan amigos, los extraño, quiero regalarles muchos beneficios para su salud! ¡No quiero que se enfermen, salgan un ratito!

Pero nadie lo escuchaba porque el señor Sol estaba muy lejos y entonces el señor Sol pidió ayuda a los animalitos, los ríos, los mares, los árboles, el viento y las plantas para que invitaran a las personas a salir de sus casas y esta vez sí funcionó.

Todos salieron y arrancaron las cintas de los parques, sacaron sus pelotas, aros hula hula, cometas, frisbees, bicicletas y salieron a jugar, a correr, a trotar, a pasear y ejercitarse. Gracias al señor Sol, pronto recuperaron su salud que no sabían que estaban perdiendo. Ahora, se sentían más contentos, con más energía, más fuertes y sanos y el señor Sol volvió a sonreír.


En adelante más personas se unieron al cambio y así todos recuperaron su vida, su salud y lo más importante: su libertad.




4 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica