• Humanos de Costa Rica

La Familia y el Ejercicio te dan Felicidad


Soy el quinto hijo de una familia de 7 hermanos y madre y padre ejemplares. Recuerdo siempre verme inspirado por mi hermano mayor, el número 4, que me lleva 10 años porque los otros 3 mayores ya se habían ido de casa para el momento en que yo era un niño entrando a la adolescencia.


Él es una persona que siempre ha amado el deporte y me motivó (mis padres también lo hicieron con el tenis a pesar de que los medios económicos eran limitados), a practicar deportes como el ciclismo y entrenamiento en el gimnasio y de hecho, me pagó mi primer gimnasio al que yo iba en bicicleta a unos 10 kilómetros de distancia de mi casa durante mi último año del colegio.

Eso llevó a que empezara a apasionarme por el desarrollo físico y mientras estudiaba medicina, carrera que no terminé porque simplemente no tenía la vocación que se requiere, recuerdo estudiar los cursos básicos relacionándolos con la anatomía y la capacidad funcional de ejercicio físico.


Me retiré de medicina y siguiendo mi pasión, me convertí en entrenador personal en 1997, sin embargo, queriendo complementar mi oficio de entrenador, decidí empezara estudiar nutrición, carrera que concluí en el 2005 y a la cual me dedico actualmente.


Para ese año, el Ministerio de Salud creó una directriz que exigía la profesionalización de aquellos que prescribíamos algún tipo de ejercicio, debiendo para ello tener que optar por un bachillerato en educación física, terapia física, promoción de la salud o kinesiología. Me decidí por la terapia física e ingresé de inmediato a estudiar en la universidad líder en esa profesión. Poco sabía yo que toda esta cadena de eventos me iba a llevar a conocer a la persona que hoy es mi compañera de vida y madre de mi bello hijo.

Cercano a finalizar el bachillerato, veo yo pasar a una flaca que simplemente no pude evitar seguir con la mirada desde que la vi hasta que se me perdió a la distancia y dije para mis adentros, esta mujer calza en mi marco de referencia que venía visualizando hacía tiempo como mi pareja ideal.


Creo mucho en la atracción y si bien es cierto, hay algo de casualidad, creo que las ganas de atraerla a mi vida, porque definitivamente era ella, jugaron un papel fundamental para reconocerla en ese momento porque no era nueva, ya yo la tenía en mi mente hacía mucho tiempo.

De una manera muy graciosa nos conocimos, salimos, nos ennoviamos por dos años, vivimos juntos otros dos años y nos casamos en el 2012 cuando supuestamente el mundo se iba a terminar…el mío continuó creándose perfectamente.


Para el 2015 tuvimos a nuestro hijo y ella se ha convertido en una pieza central en mi vida y en la empresa de nutrición que formamos juntos luego de muchos años, también, de una meticulosa visualización. Hoy tengo una bella familia por la cual agradezco todos los días! Conclusión: ¡la familia y el ejercicio te dan felicidad!



819 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica