• Humanos de Costa Rica

La Burbuja Estalló


El negocio iba bien y decidimos comprar un apartamento en la playa; yo pensaba en nuestro retiro y él pensaba en las vacaciones. No había pasado un año cuando la burbuja estalló en el 2008. Fueron tiempos muy duros que afectaron las finanzas, la salud, las familias y hasta el sano juicio de muchos. En muchas ocasiones nos sentimos presionados a vender el apartamento y sin embargo, con mucho esfuerzo, logramos salir adelante sin vernos en la obligación de hacerlo. Nos adaptamos a los nuevos retos y salimos de esa crisis financiera y poco a poco el negocio mejoró.

"... la vida pasó"

La vida pasó, nos divorciamos y me encontré ante una nueva disyuntiva: mis hijos, ahora jóvenes adultos, cada día eran más independientes y yo tenía que prepararme para una nueva etapa en mi vida. Decidí irme a vivir al apartamento de la playa. Muchas cosas debían suceder para que esto fuera posible. Escribí una lista y me puse metas en un horizonte temporal.

Lo primero que hice fue cambiar mi domicilio electoral. Fue un trámite sencillo y rápido pero también un paso que tomó mucho valor de mi parte ya que no solo cambiaria la escuelita donde voy a votar sino que el hospital donde me van a atender. Este sencillo trámite me empoderó y fui tachando una a una las cosas de aquella lista como, por ejemplo, cambiar el carro y vender mi casa. Eso se escribe fácilmente pero fue una labor importante.

Es así como este mes cumplo un año de vivir en el apartamento de la playa y llamarlo mi hogar. Nuevamente no había pasado un año cuando la burbuja estalló esta vez en forma de pandemia universal. La vida es cambio y retos y sé que me voy a volver a adaptar y que tengo mucho por que estar agradecida. He pasado estos días de quedarse en casa como todos replanteándome los negocios, aprendiendo, cuidando de mi misma y tratando de estar en contacto con mis seres queridos. Ha sido un privilegio hacer esto desde la perspectiva de la vida en la playa con sus retos y sus amabilidades.

"El mundo se detuvo y las prioridades están cambiando."

Entiendo que hay un sin numero de perspectivas y que la perspectiva de la amenaza en la salud pública y en las finanzas son retos mayores para la humanidad. Desde la perspectiva de la recuperación de la naturaleza, de la cual he podido ser testigo, finalmente hay esperanza. El mundo se detuvo y las prioridades están cambiando. Desde mi perspectiva personal tengo mi paz, mi salud, me siento amada y vivo en abundancia.

Costa Rica no es perfecta y hay tanto de nuestra institucionalidad, respuesta a la crisis y potencial natural y humano que me hace siempre sonreír a la vida con complicidad. Poco a poco estamos saliendo adelante y al hacerlo nos preparamos para la próxima ola. Vivir en la playa me ha enseñado que no son burbujas, son olas y así es la vida, como el mar, tiene olas.


287 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica