• Humanos de Costa Rica

Increíble es Dios


El 23 de diciembre del 2004 iba con mi familia de vacaciones a Santa Cruz Guanacaste....de camino ya casi llegando yo les dije "me despiertan cuando lleguemos" y me arrecosté....


La siguiente vez que abrí mis ojos y alcé la mirada estaba en una cama de hospital, tenía mi lado derecho semi recogido, no podía hablar y tenía una traqueostomía...


"¿Dios qué es esto?" pensé... Allí, a un lado de mi cama, ¡estaba mi papá viendome!

No recuerdo si me dijo algo, lo ví ahí, palpable, yo quería hablarle pero no podía. De un momento a otro ya él no estaba y de repente entró al cuarto mi mamá en silla de ruedas, "Papi ¿recuerdas qué pasó?" me dijo. No lo recordaba ni tampoco lo podía creer, habíamos tenido un grave accidente de tránsito donde tuve un trauma de cráneo encefálico, estuve un mes en estado de coma. Mi hermano tuvo una fractura facial, mami se quebró varias costillas y una la pierna. Mi papá me dijo mami que estaba en el hospital aún inconsciente.


Cuando me empezaron a dar terapia física, ocupacional y de lenguaje le puse mucho porque no me gustaba verme así, tenía sólo 15 años. Cuando pude hablar le dije a mami que yo había visto a mi papá, ella me dijo que lo soñé porque él aún estaba hospitalizado.

"Solo falto yo de recuperarme, ya todos están bien" pensaba, así que seguí poniéndole mucho. Cuando se me acabó la póliza del INS me pasaron al CENARE y ahí seguí mi recuperación normal. Además me dieron unas citas con una psicóloga para irme preparando la noticia que pueden ya sospechar.

En varias citas me explicó la condición de las personas que quedan en estado vegetal, que son pacientes conectados a una máquina, que tienen una discapacidad importante y muchas otras cosas más.


En la última cita me preguntó qué haría yo si fuera ese paciente que entra en ese estado. Yo le dije que no sería vida para mí ni para mi familia que me verían así. Que si Dios me llevara sería lo mejor.


En ese momento me dijo que mi papá había muerto en ese accidente y que si hubiera sobrevivido habría quedado en estado vegetal.


No lo podía creer, seguía pensando "¿entonces cómo y porqué ví a mi papá aquel día"? 6 años después hice una Jornada para hombres, descubrí que aquel día Dios me habló a través de mi papá, al mostrármelo evitó que tuviera un daño emocional tan grande que no me hubiera permitido recuperarme...Increíble es Dios...


129 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica