• Humanos de Costa Rica

El Camino del Corazón


La dirección de mi camino ha sido guiado por el corazón, y siempre ha sido un camino hacia lo profundo de mi ser, intentando conocerme cada día más y saber escucharlo plenamente, llevando cada uno de sus consejos a la acción. No siempre es el camino más fácil, pero es el camino de la autenticidad, de la verdad y de la conexión con uno mismo.


Cuando tenía 18 años me fui a Francia, sola, a estudiar francés, pero realmente mi objetivo era aprender a estar sola, e independiente en un lugar desconocido. De alguna manera sabía que saliendo de mi zona de confort, podía aprender tanto de mi. Y así fue, fue un hermoso viaje donde no solo me conocí a mi misma, sino, también abrí mi visión de mundo. Esta experiencia despertó en mí una curiosidad increíble por saber más cómo se vive en diferentes lugares del mundo.

Guiada por esa curiosidad mi camino profesional me ha llevado a trabajar por más de 10 años en organizaciones no gubernamentales, en Costa Rica, Guatemala y Mozambique. Apoyando causas como la niñez y adolescencia, desarrollo comunitario, acceso a la vivienda, turismo y desarrollo, y sostenibilidad y conservación. Estudié psicología y como complemento hice una maestría en administración responsable y desarrollo económico sostenible, herramientas que han enriquecido mi trabajo y que me han permitido emprender mi labor de la mejor manera que he podido, entregando mis esfuerzos a causas que considero importantes.

El voluntariado ha sido un pilar importantísimo en todo este trabajo, el mío, pero también mi labor como facilitadora de programas que conecten misiones con personas, he visto ir y venir muchos voluntarios, y cada uno me deja una enseñanza. Personas conscientes de lo que sucede en el mundo y que hacen contribuciones significativas sin recibir mucho a cambio, que entienden el significado del amor, la empatía, la solidaridad y la amistad.


Toda esta serie de vivencias, y el haber compartido con diferentes comunidades, cambió mi perspectiva y me ha llevado a dar gran valor a las cosas que enriquecen nuestro corazón, como lo son, el sentido de comunidad, el amor, ver a todas las personas por igual, los pequeños detalles, el presente, la vida espiritual, compartir con los que amamos tiempo de calidad, y la ayuda mutua. Y estas se han convertido en las pilares que guían mi vida.

En 2018 empecé De Carlota, un pequeño emprendimiento, este surgió desde una búsqueda de mi misma, de desarrollar mi lado creativo. De Carlota ofrece arte portable (wearable art) y decoración hecha a mano con la técnica de macramé, la idea es que cada pieza sea un reflejo de autenticidad, un reflejo del interior de cada uno de nosotros.


La conexión con el corazón es un trabajo diario, implica disciplina y mucha motivación. Pero sobretodo nunca dejar de escuchar esa vocecita en nuestro interior. Algunas prácticas que yo he implementado son, agradecer, rezar, meditar, pasar tiempo en la naturaleza, emprender un viaje inspirador, el ejercicio, respirar, baños de sol y baños de luna.

No esperen que sea un camino fácil, al conectarnos encontramos dentro de nosotros tanto cosas positivas como otras no tan positivas, y nos toca enfrentarnos con ambas y así ir sanado.


Los invito a seguir el camino del corazón, el camino más auténtico, el que refleja nuestro interior. Es el camino de amarnos y aceptarnos a nosotros mismos de manera incondicional y presentarnos así ante el mundo. Hay mucho que aprender y desaprender y cada uno tendrá su manera de emprender este viaje. Estoy segura que ya todos empezaron y que ya tienen camino avanzado, así que sonrían y dejense llevar por el camino del corazón.



6 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica