• Humanos de Costa Rica

El Arbol más Bello de mi Vida


Es el 17 de diciembre de 1960, entro a mi casita con mi primer hijo en brazos, tiene dos dìas de nacido. Me recibe un aroma delicioso a ciprés recién cortado, colocado en el centro de la pequeña salita hay un arbolito de un escaso metro de altura. No tiene bolitas rojas, verdes ni amarillas, no tiene guirnaldas, no tiene estrella ni ningún otro adorno.


Sin embargo es el árbol más bello que he visto en mi vida, casi sesenta años después aún puedo oler su aroma y admirar su belleza, fué la primera navidad de nuestro matrimonio, jamás podré olvidarlo.


El arbolito así se quedó, faltaba una semana para navidad y nuestro primer hijo nos mantenía ocupados.


Llegó la segunda navidad y con ella poco después el segundo hijo. Luego la tercera navidad y con ella también, un poco después, el tercer hijo.

Dios nos bendijo con seis hijos varones, cuatro llegaron en esos primeros cinco años. Once años despúes vendría el quinto y luego el sexto.


Llegó el séptimo embarazo .... sorpresa ¡una niña! ¡Veinte años de edad tiene de diferencia con su hermano mayor! Mas que bendecidos con nuestros siete hijos.

A través de ellos siguieron las bendiciones, a mis cuarenta y un años, tenía en mis brazos a la primera de doce nietos que le seguirían.

¡No hay alegrías sin penas! Mi esposo no sobrevivió para conocer a nuestra nieta más pequeñita. Partió de éste mundo cuando teníamos cincuenta y seis años de matrimonio. Mi vida dió un giro de ciento ochenta grados al perderlo, pero no estoy sola ... me dejó la gran herencia de una bellísima familia.

Nuestros hijos con sus propias familias son personas increíbles de una gran calidad humana, soy amada y respetada.


Tiempo de COVID-19: confirmo lo que siempre supe ...tengo una maravillosa familia. Todos los días tengo una visita de alguno de mis seres amados en mi jardín, hijos nietos, nueras y mi yerno. Me traen a mi condominio todo lo que necesito. No puedo decir que soy completamente feliz, pero de la mano de Dios es lo más cercano.


El gran sello de mis descendientes es mi Principesco, mi bisnieto de un añito.


99 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica