• Humanos de Costa Rica

Devolviéndole un poquito a Alajuela...


Hace 40 años nació mi hermano y poco tiempo después mi mamá notó que era un niño especial. Después de visitar un sinnúmero de especialistas llegó el diagnóstico oficial, Servio Gerardo tenía discapacidad intelectual.


A partir de ese momento mis padres se involucraron de lleno en todo lo relacionado al mundo de la discapacidad de forma integral.


En sus primeros años Servio Gerardo estuvo en la escuela de enseñanza especial de Alajuela, luego pasó al Instituto Andrea Jiménez en San José y ahí estuvo por muchos años.


Durante este período mis padres se dieron cuenta de la necesidad que tiene la población con discapacidad intelectual ya que, una vez que los jóvenes egresan de la primaria o secundaria en educación especial, no existe en Costa Rica una opción para que estos muchachos mayores de 21 años puedan continuar con educación y preparación para la vida. En su mayoría se encuentran en sus hogares deteriorándose, deprimidos y olvidándose de la aprendido durante su etapa académica.

A raíz de ello crearon la Fundación Servio Flores Arroyo con la misión de brindar apoyo en la formación ocupacional y laboral a personas mayores de 21 años con discapacidad intelectual. Los objetivos: mejorar su calidad de vida, promover su desarrollo integral, su autonomía y su participación social.

En la etapa inicial se decidió el tipo de proyecto a implementar, la población a la que se enfocaría, trámites legales, inscripciones en las entidades gubernamentales respectivas, desarrollo de estatutos y búsqueda de fondos económicos.


Luego, la construcción de esta gran obra: 2.400 m2 de infraestructura e instalaciones en un hermoso terreno propio donde además se dedican 6.000 m2 a agricultura, jardines y áreas de recreación

En febrero del año 2000 la fundación abrió sus puertas a los primeros 14 estudiantes, hoy tiene una población de 70 usuarios con discapacidad y durante 20 años muchísimas personas han cambiando su vida por medio de sus programas.


Se inició con el Programa de Formación Ocupacional y Laboral que gira en torno a la educación y preparación para el trabajo. Esto se logra mediante la adquisición y desarrollo de habilidades, destrezas y conocimientos asistiendo a los diferentes talleres que ofrece la institución: repostería; elaboración de papel reciclado y subproductos (colillas, sobres, y más); hidroponía, mermeladas; postres y salsas especiales; helados; maderas y bisutería, entre otros.

A partir del año 2010 se abrió el Programa de Inclusión Laboral con el objetivo de buscar alternativas laborales a quienes hayan cumplido el proceso de formación y capacitación laboral en la institución.


El proceso inicia con el contacto y búsqueda de empresas con interés en brindar oportunidades laborales a esta población, para ello la institución ofrece todo un proceso de acompañamiento a la empresa, usuarios(as) y sus familias; utilizando una serie de instrumentos de valoración que garanticen, en la medida de lo posible, inclusiones laborales exitosas. A los empresarios se les brinda el apoyo necesario en todo lo relacionado al manejo de las personas con discapacidad y se les acompaña durante todo el proceso.

Desde sus inicios cada programa ha sido un rotundo éxito. En el Programa de Formación Ocupacional y Laboral, se han realizado contratos con empresas para la venta de los diferentes productos; en temporada navideña se hacen queques y salsas especiales para la época, los productos hidropónicos y repostería popular son muy gustados, al igual que los artículos realizados a base de papel reciclado.

En el Programa de Inclusión Laboral grandes empresas como GOLLO, TACO BELL, DENNY’S, LAICA y GMI se han apuntado dándole oportunidad a mas de 40 de nuestros estudiantes participantes del programa.


Hoy, con gran orgullo, podemos expresar que nuestra institución es un modelo a nivel nacional en este tipo de programas ya que es la única que trabaja de forma integral por el bien de la población con discapacidad intelectual.

Gracias a la visión que en su momento tuvieron mis padres, hoy muchos jóvenes cumplen sus sueños de realizarse como seres humanos e integrarse social y laboralmente dentro de la sociedad costarricense. Como mi papá siempre dice “es una forma de devolverle un poquito a Alajuela que tanto nos ha dado…”

Nota de Humanos de Costa Rica: esta es la cuarta historia de esta semana en celebración de la Independencia.


Son historias de personas que dejan todos los días muy en alto el nombre de Costa Rica y que con su esfuerzo nos demuestran que todo es posible.

La familia que desarrolló esta fundación ha trabajado durante 20 años silenciosamente para mejorar la calidad de vida, promover el desarrollo integral, la autonomía y participación social de muchísimas personas que de lo contrario hubieran tenido una vida muy diferente.


Celebramos en esta semana a todas las personas que solidariamente trabajan en iniciativas que marcan positivamente la vida y el bienestar de otros, no puede haber real independencia en un pueblo sin solidaridad con los que más necesitan.


Hoy, pensamos más que por casualidad sino que quizás por designios divinos, una de las personas instrumentales en la creación y operación de esta fundación está de cumpleaños, de manera que sirva esta historia como un gran reconocimiento a su labor y entrega, ¡Feliz Cumpleaños!

Si al leer esta historia se inspiró, motivó o reflexionó, compártala por favor con sus amigos y familiares, esparzámos buenas vibras, viralicémos optimismo.

1,081 vistas2 comentarios

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica