• Humanos de Costa Rica

Un Día a la Vez en Madrid


Soy María Paz, tengo 27 años. A principios del 2019 sentí la necesidad de hacer un cambio en mi vida, necesitaba un espacio para crecer personal y profesionalmente. Tomé la decisión de estudiar un MBA en España, renuncié a mi trabajo y llegué a Madrid el 06 de marzo del 2020.


Con el tema del coronavirus las cosas empezaron a cambiar un poco. Cancelaron el evento inaugural de la maestría y postergaron el inicio de las clases. El 16 de marzo ingresaba a la residencia de estudiantes que había reservado desde hacía tiempo. Me advirtieron que si ingresaba no podía salir de la residencia. Me costó un poco asimilar la idea, pero tampoco tenía otra opción en ese momento. Me mentalice en que iba a poder disfrutar del gimnasio, de las áreas comunes.

El primer día después de desayunar, me dijeron que la directora necesitaba hablar conmigo. Me dijo que podía quedarme en la residencia con la condición de que no podía salir de mi cuarto por dos semanas. Esa noticia me cayó como un balde de agua fría, deseaba agarrar todas mis cosas y regresarme a Costa Rica.

"... caí en cuenta de que estar triste y enojada era mi decisión, y elegí cambiar eso"

Con esfuerzo y dificultad decidí ver esta situación como un ejercicio de estiramiento, y dije con firmeza: yo elijo pasar dos semanas sin salir de mi habitación. Ese fue el primer gran paso para poder lograrlo. Con los días caí en cuenta de que estar triste y enojada era mi decisión, y elegí cambiar eso. Empecé por hacerme una rutina, hacía ejercicios y me alistaba como si fuera a salir. Con el tema de la comida me imaginé que era como el servicio a la habitación en un hotel, para sentirme mejor cuando me dejaban la comida en la puerta y abría para recogerla. Los días en realidad pasaban rápido, cuando escuchaba los aplausos por la ventana me daba cuenta de que eran las ocho ya.

Solía ser una persona muy organizada, que siempre tiene todo bajo control. Pero vaya lección que me dio la vida con esta experiencia, sin duda de mucho crecimiento personal. Las situaciones en la vida pueden cambiar constantemente, y ser muy diferentes a como las habíamos planeado. Son realidades que se salen por completo de nuestro control. Sin embargo, hay algo que sí que podemos elegir nosotros: cómo reaccionamos a estas situaciones.

"... debemos hacer un esfuerzo por soltar aquello que teníamos planeado y disfrutar lo que vida nos presenta hoy"

Es normal que haya momentos de frustración, pero debemos hacer un esfuerzo por soltar aquello que teníamos planeado y disfrutar lo que vida nos presenta hoy. Y digo hoy porque ese ha sido otro gran aprendizaje: vivir un día a la vez. Pasamos preocupados por lo que puede pasar mañana, y puede que ni siquiera llegue a pasar. Y si pasara, no lo vamos a resolver preocupándonos. Conforme llegue cada situación, Dios nos dará la gracia para afrontarla y estará a nuestro lado.

"Apreciar las pequeñas cosas de cada día y agradecerlas, llena de satisfacción."

La felicidad en la vida es una decisión diaria y no depende las circunstancias externas. Apreciar las pequeñas cosas de cada día y agradecerlas, llena de satisfacción. Estar vivos es un motivo más que suficiente para ser felices, enfoquémonos en lo sencillo y lindo de la vida, no te distraigas.


Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica