• Humanos de Costa Rica

Cualquier Cosilla


Cuando le cuento a la gente que durante meses estuve viendo sangre en mis heces y

pensé que era “cualquier cosilla” siempre se me quedan viendo como si estuviera loca (y en retrospectiva sí considero que fue una gran estupidez preocuparme tan poquito sobre lo que le sucedía a mi cuerpo).


Cuando finalmente me fui a revisar me dijeron que era un “CUCIto”, o sea que no tenía una gran parte de mi colon con la enfermedad, y que no tenía que preocuparme entonces yo solo me tomaba mis pastillas y ya, ni siquiera sabía en qué consistía realmente el padecimiento.


Ahora sé que es una enfermedad auto inmune, crónica, que sucede cuando el cuerpo decide empezar a atacar el colon y que realmente puede llegar a ser muy grave.


Poco a poco mi colon se fue comprometiendo más y los síntomas fueron aumentando (sangrado, diarrea, cansancio y muchísimo dolor) y con ello el tratamiento.


He recibido comentarios como “que abuela usted nunca sale”, “se va intoxicar de tanta pastilla”, “que flaca esta”, “que cachetona”, “debe de haber una operación, usted seguro no se la quiere hacer” y “usted solo pasa yendo al baño”.

Sí, muchas veces me siento mal y no quiero salir, tomo muchísimas pastillas, mi peso cambia muchísimo dependiendo del tratamiento y de que tan grave me encuentre, me operaría inmediatamente si no fuera porque la única operación existente significa perder un órgano de mi cuerpo y pues claro que paso yendo al baño, tengo una enfermedad inflamatoria intestinal, pero yo no digo estas cosas porque la verdad es que ya estoy lidiando con tanto que no quiero tomarme el tiempo para discutir.

En febrero de este año tuve mi peor crisis hasta el momento. El dolor que sentía era tan fuerte que casi no podía caminar y tampoco podía comer porque todo me caía mal. Después de tener que ir todos los días al hospital para recibir tratamiento intravenoso logre salir de la crisis en abril.

Me considero afortunada por una multiplicidad de factores: mi red de apoyo, el personal de salud que he tenido a mi alrededor, la CCSS y a la fuerza que no sé cómo he tenido en esos momentos más difíciles.


La recuperación no ha sido fácil ni ha sido lineal. Meses después todavía siento la debilidad que dejo en mi cuerpo el haber perdido tantísima masa muscular durante ese periodo. Sin embargo, creo que mi colon esta mejor. Aún tengo algunos síntomas, pero gracias a la CCSS estoy con un tratamiento buenísimo que me está permitiendo volver a sentirme como yo misma.

Me solidarizo con todas las personas que sufren de CUCI, Crohn o cualquier otra condición que haya comprometido su salud. Mi objetivo con escribir esto es concientizar no solo sobre esta enfermedad, de la cual en mi opinión no se habla suficiente, sino que también sobre el hecho de cualquier, por más joven o “sano” que se vea, puede estar pasando por una situación de salud complicada.


2 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica