• Humanos de Costa Rica

Celebrando 50 Historias


¡Hola! Nos sentimos muy orgullosos porque estamos celebrando hoy la publicación de la historia número 50.

El 25 de mayo lanzamos esta iniciativa. Hoy se cumplen 7 semanas en las que diariamente hemos compartido historias escritas por mujeres y hombres, desde adolescentes hasta adultos mayores de la tercera edad, provenientes de todos los rincones de Costa Rica y varios de ellos viviendo fuera del país.

En Costa Rica existe ya mucha conversación en torno a los grandes problemas que afrontamos, expertos debatiendo sobre los principales temas, principalmente de salud y economía. También muchas opiniones a favor y en contra sobre el gobierno y sus políticas, los políticos y el sector público y privado.

No tenemos el poder de resolver esos problemas y no queremos ser solo una voz más criticando o debatiendo sobre esos asuntos. Por eso decidimos lanzar esta iniciativa.

Nuestro objetivo es esparcir buenas vibras y viralizar optimismo. Siempre hemos dicho que, si al menos una persona se motiva, inspira, reflexiona o se identifica al leer una historia compartida en Humanos de Costa Rica, entonces habremos logrado nuestro objetivo.

Esperamos ser un pequeño oasis de esperanza que permita a quienes nos siguen vivir su día de una forma más positiva.

Los autores y sus historias son el alma de esta iniciativa, cada uno nos ha transportado hasta un pedacito de su propia vida y nos han enseñado el valor de la esperanza, el tesoro de la educación que nos dan nuestros padres, el valor de enfrentar retos de salud y nuestros propios temores.

Nos han contado como maravillarnos con las bellezas y los contrastes de lejanas tierras que nos terminan haciendo valorar más la nuestra.

Hemos aprendido que la buena actitud, el trabajo digno y el esfuerzo se encuentran por toda Costa Rica. Nos han contado cómo perder a los seres más queridos nos puede enseñar grandes lecciones y cómo aferrarnos a nuestras pasiones nos puede ayudar a llevar mejor las cosas.

Los jóvenes nos han contado sobres sus inquietudes, sus temores más profundos y nos han enseñado cómo con hacen para enfrentarlos.

Nos han enseñado que Dios tiene siempre el momento perfecto, y aunque el camino parezca largo e incluso lleguemos al punto de desfallecer, el milagro siempre llega, y muchas veces ya lo tenemos a nuestro lado.

Hemos visto como la familia es una constante que se repite una y otra vez, nos ancla en nuestras raíces y nos recuerda constantemente su valor. Hemos conocido sobre el apoyo de quienes tenemos a nuestro lado y como el recuerdo de los que ya han partido nos da aliento y fortaleza para seguir adelante. Padres, madres, hermanos, esposas, maridos, hijos y amigos, de todos hemos aprendido.

Nos han transportado años atrás en San José y en el campo para escuchar las valiosas lecciones que bisabuelos, abuelos y padres han enseñado.

No importan las circunstancias, no importa el reto, no importa de dónde vengamos, la actitud, la disciplina y la constancia son lo que realmente definirán hasta donde podremos llegar.

También hemos conocido el valor universal de ayudar a quién lo necesite, cuando lo necesite, sin hacer preguntas y sin esperar nada a cambio. El valor de unirse a una causa o crear la propia, silenciosamente llevando esperanza.

En momentos tan retadores como los que vivimos ha sido especialmente alentador leer las historias de personas jóvenes con propósitos, objetivos, metas, logros, optimismo y con formas diferentes e innovadoras de afrontar los retos y luchar por lo que se proponen.

Con la situación sanitaria que vivimos, hoy más que nunca creemos que es necesario nutrir el alma con positivismo y esperanza. Hay mucho bien en el mundo, hay mucho bien en Costa Rica y todos los días personas de todas las edades, sectores y orígenes logran cosas increíbles, inspiradoras y aprenden lecciones de las cuales muchos otros pueden aprender.

Reiteremos nuestro compromiso de seguir haciendo este esfuerzo y los invitamos a compartir nuestra iniciativa a todas las persona que puedan y, sobre todo, a contarnos su historia, nunca se sabe la vida de cuanta gente puede usted cambiar.

2 vistas

Sobre Humanos de Costa Rica

Redes Sociales

Suscríbase

 Nuestro objetivo es compartir historias de humanidad de los ticos.  Vivencias de amor, alegría, valentía, admiración, dolor, tristeza y esperanza.

Queremos capturar el alma, esencia y diversidad de todos los costarricenses a través de sus vivencias más profundas.

Creemos que compartiendo las fibras mas íntimas de nuestra humanidad podemos ir tejiendo un lienzo que refleje nuestra idiosincracia. 

 Suscríbase y le avisaremos cuando publiquemos nuevas historias. 

© 2020 por Humanos de Costa Rica